Oyá, dueña de los cementerios

Oya.jpg

Oyá, también conocida como Yanzán, es una de las amantes de Changó. Dueña de las centellas, los remolinos, vientos y temporales en general, es violenta e impetuosa, ama la guerra y acompaña a Changó en sus batallas. Oyá Obinidóddo, es el brazo derecho de Changó, siempre pelea a su lado con dos espadas.

Oyá, también es el "viento malo", el remolino, la tromba o manga de viento devastadora. Fue la mujer de Oggún, a quien Changó se la quitó en venganza.

Era reina de Koso, es santa de corona, boloya y buena moza, es además doble, violenta e hiriente.
 
Es dueña del cementerio, vive en su puerta y en los alrededores. Oyá es la divinidad más relacionada directamente con el proceso de la muerte.
 
Siempre se encuentra con Obba y Yewá. Junto con Elegguá, Orula y Obatalá domina los cuatro vientos.

Su día, el viernes, y lleva todos los colores menos el negro.

Esta deidad está por doquier. Está en el viento. Oyá es también el aire que respiramos, ella provee el aire con la correcta cantidad de oxígeno para mantenernos vivos.